sábado, 24 de enero de 2009

Aquel que crea siempre sonrie más


No sé cómo ni cuándo pero de algún modo algo dentro de mí explotó y comenzó a desarrollarse con el tiempo. Ese algo es lo que me hace tener esta facilidad para escribir y contar y pintar... a muchos les gusta pero para mi no es gran cosa porque siempre lo he tenido y como no me cuesta trabajo es como si simplemente estuvise respirando.
En fin, abrí este blog para poder albergar todas
las cosas que de repente aparecen al borde de mi mente para ser escritas... nacido ante la necesidad de un espacio donde desarrollar esta facilidad que tengo porque mi cuaderno se me esta acabando y todavia no encuentro el adecuado para que le siga.
Para el primer posteo he decidido escribir un pequeño cuento que se me acaba de ocurrir mientras cocinaba la tarta de zapallitos.


Elena era como cualquier niña normal excepto por el detalle secreto de que podía crear cualquier cosa, desde una muñeca de tela hasta una escultura en madera, todo a sus jovenes diez años. Un día Elena estaba en colegio y unas compañeras suyas comenzaron a molestarla acusándola de "chica rara", nuestra joven amiga había sufrido de la incompresión de sus compañeros por mucho tiempo pero aquella vez fue distinta porque la habían atrapado en plena creación de una flor rosada. Las malvadas niñas le arrancaron la flor de sus manos embarradas y la pisaron mientras se reía. Elena las miró sorprendida, tomó la flor de suelo y salió corriendo de su salón.
Nuestra Elena ahora tiene 16 años y vive sola en un pequeño pueblo donde trabaja en su propia tienda en la que vende todas las cosas que crea sin que nadie sepa jamás que es
ella la que realiza las maravillas que generalmente nosotros no vemos.

Y bueno, espero les haya gustado... a mi me parecio medio medio pero bueh.

Besoos para todoooos!!


(^^)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada